Opinión: Cantv en Caída Libre por William Peña

William Peña, periodista de Tal Cual e Inside TelecomNota de Redacción: William Peña escribe en las páginas de informática del diario Tal Cual y es editor de la publicación Inside Telecom, quizá el boletín en español con más importancia en Latinoamérica.

Reproducimos aquí su columna en el diario Tal Cual del día martes 2 de abril, donde desgrana con su hábil estilo los resultados financieros 2012 de CANTV.

Después de cuatro trimestres sin dar señales de vida, desde el punto de vista financiero, la estatal Cantv filtró sus resultados del 2012, con números marcados por dos visiones, la que intentan retratar desde las altas esferas del poder, con aparente solidez, crecimiento y entrega de grandes dividendos y las que florecen a raíz del análisis de los estados de la otrora gran corporación, que denotan mayor gasto, menor utilidad, más endeudamiento e ingresos menores proporcionalmente.

En el 2012, por ejemplo, la compañía incrementó sus ingresos en un 14% (por debajo de la inflación), hasta los 18 mil 617 millones de bolívares ($4.329 millones a 4,30), una cifra que refleja que, aun cuando se mantiene líder en casi todos los segmentos de servicios que opera (excepto Internet móvil) e incrementa el número de usuarios y nuevos clientes, sus resultados crecen en menor proporción en comparación con años anteriores, a lo que se suma que, en ese mismo tiempo, según detallan sus estados financieros, el gasto se incrementó en 35%, un salto de más de 14 puntos en comparación con los números de los años anteriores.

Y esa es, quizás, la razón por la que la utilidad de la operación anual se mantenía casi sin variación en los últimos dos años, pero ésta no aguantó más y el año pasado reflejó una caída de cerca de 20%, que sólo pudo ser auxiliada o compensada por unos beneficios fiscales retenidos y unas extrañas ganancias en segmentos en donde en los últimos seis años la compañía había destacado pérdidas.

Y es que aun cuando en el 2012 la estatal buscó fórmulas para dejar de impactar las ganancias y reducir los gastos, con un menor esfuerzo en subsidiar equipos, entre otros, el mantenimiento de equipamiento tecnológico viejo, obsoleto, las reparaciones de infraestructura que esperan desde hace tiempo ser actualizadas, le generaron mayores dolores de cabeza y, además, le arrancaron más desembolsos en el segmento de gastos, lo que irremediablemente terminó impactando sus ganancias, aunque en el seno de la compañía no lo consideren así.

En la estatal de hoy, por ejemplo, puede tardar reparar una línea telefónica hasta un año, pues desde hace tiempo pareciera que se viene desmantelando al equipo técnico por cooperativas con escaso conocimiento y lo que es más grave, según fuentes consultadas, no se hacen esfuerzos para actualizar e implementar nuevas tecnologías que disminuyan el desangramiento al tener que mantener infraestructura obsoleta que hace más costosa la operación.

A ello debe sumarse que, en los últimos años, la compañía viene incrementando sus niveles de endeudamiento, que para el cierre del 2012 alcanzaron los $1.300 millones, una cifra que genera preocupación, más cuando es evidente que la infraestructura tecnológica no recibe la atención requerida para su optimización y es probable que la mayor parte de esa deuda esté alineada a gastos en proyectos no relacionados con inversión en bienes de capital (proyectos sociales, inversiones en otras áreas no estratégicas, etc) y a deudas generadas por servicios y compras para mantener la operación administrativa de la compañía, entre otros.

En el 2012, el Gobierno central también fue culpable de la situación de la estatal, pues hasta diciembre pasado, éste en conjunto con sus órganos administrativos, así como gobernaciones, alcaldías, entre otros, debía a la compañía unos $300 millones, que ponen en aprietos a una empresa que, en los últimos años, ha situado al Gobierno como su mayor cliente, pues este le genera hoy día el 11% de su facturación bruta, con un crecimiento importante a medida que el sector privado busca otras opciones para mantener su servicio de telecomunicaciones.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *